Democracia Real




Es triste ver cómo los españoles que pasan por la Puerta del Sol, ignorar o incluso se molestan por el movimiento del 15-M. Es cierto que no hay una propuesta clara. El problema es que se sigue pensando como políticos y electores. La acampada no está buscando un escaño en el Gobierno sino un cambio, ser la Voz de una generación rota, al igual que los sessantottinos de Italia, los praguenses de la Primavera o Dylan y compañía.

Es cierto también que se ha congregado el gremio de las feministas, de los defensores de animales, del Sahara Libre, los Hippies de toda la vida, y etcétera, pero eso es un comportamiento natural en nuestro género: si una oreja se abre, varias voces irán a hacerse escuchar. Pero eso no es falta de organización de los acampados sino mala política a través de años que ha acumulado inquietudes y cosas no resueltas.


La democracia se trata de escucharnos y llegar a una resolución general. Si existe un campamento en pleno centro turístico, en vez de pensar en desalojarlo, habría que ir a escucharlos y ver qué está ocurriendo con las políticas internas que tienen tan enfadados a los ciudadanos. Los españoles de la Plaza del Sol son gente que no se ha dado por vencida, que todavía cree que el país es de todos, que la mentira de las repúblicas en sustitución al neocolonialismo a través de bancos es inaceptable.

Reformen las leyes, amigos españoles, y gracias por esta demostración de política verdadera, de Democracia Real.

Giulio Vita

POPULARES