El nuevo Ministerio



Rajoy ha designado a José Ignacio Wert su nuevo Ministro de Educación, Cultura y Deporte, unificando así en un sólo departamento las cosas más importantes en una democracia.
Wert no es un catedrático ni mucho menos: ha trabajado, sobre todo, en política y medios de comunicación, y su primera declaración como Ministro, en vez de impulsar o reformar la herida educación española, fue acabar con la piratería y las subvenciones.


Es normal que en tiempos de crisis haya que hacer recortes. Lo que me preocupa es por dónde están pasando esas tijeras. Porque no veo que los casos de corrupción dentro del PP, surgidos antes de la investidura de poder, se han esclarecido, ni tampoco veo que los sueldos astronómicos de los cargos políticos se reduzcan. El problema de que ahora gane la derecha, motivada por un número de votantes con mentalidad de comerciantes y esperanzados de que los sacarán de la mierda donde los ha metido un sistema económico equivocado en el que todavía están, es que las virtudes del pueblo serán mermadas con la excusa de que se comerá mejor, o mejor dicho, se podrá comer.
No hay nada que más me aterre que la ignorancia, y es lo que ha querido esta llamada globalización desde que empezó el gran boom. Y si no, miren a su alrededor: ¿cuántos Goytisolo existen hoy en día? ¿Cuántos Picassos, cuántos Buñuel, cuántos intelectuales veinteañeros están haciendo algo? O para acercarnos más: ¿cuánto leen los jóvenes de hoy en día y cómo escriben? Fascinados por las nuevas tecnologías de nuestra prepotencia occidental, comienza a morir el espíritu de comunidad y avance intelectual. Hacemos coches más veloces pero formamos a personas más lentas.

La juventud española actual vive en un letargo, en un sueño profundo (y esto en el mejor de los casos). Por eso me alegré tanto con el 15-M y ese despertar que transmitieron alrededor del globo. Tristemente, todo quedó en marchas, en utopías maravillosas y discursos dispersos. Tristemente eran un montón de soñadores con muchos sueños a la vez y sin ningún líder carismático que salga en la televisión o se venda en los anaqueles como la nueva panacea. En los siguientes años del Gobierno de Rajoy, si Europa no se desmorona, España seguramente logrará impulsar su economía como país pagando el precio los emigrantes, la clase baja y la media, y sobre todo, la Educación y la Cultura, tal como ha ocurrido en Estados Unidos, uno de los países con peor educación primaria del mundo.

Giulio Vita
@elreytuqueque

POPULARES