Burocracias latinas.



Cada seis meses tengo que enviar desde Madrid mi certificado de empadronamiento legalizado y apostillado a Venezuela para que me puedan enviar una remesa familiar que, por las maravillosas políticas de control cambiario, a veces me catalogan como "no apto" y mamá no puede enviarme el dinero que es suyo y no del Gobierno (porque CADIVI no es una máquina de dólares para los ciudadanos, lo que nos asignan es la cantidad de dólares o euros que podemos comprar anualmente, con nuestro dinero, al cambio oficial).


Entre los países latinos (tanto europeos como americanos) hay un factor común que es la mediocridad o, para no hacer daño a los del patriotismo patético, la "no excelencia". Esto hace que las cosas en vez de avanzar, se complican en las tonterías más grandes.

Ejemplo claro: desde los tres años que llevo viviendo en España, han cambiado de lugar la oficina de las tramitaciones unas tres veces, sin razón aparente (por lo menos los funcionarios no logran explicarlo y también les fastidian estos cambios). La primera vez que hice este trámite, tardé sólo un día, que es lo normal con un trámite tan sencillo.

Luego, cambiaron la oficina de las legalizaciones e impusieron la regla que el trámite tardaría 24 horas, porque los funcionarios de la mañana tenían que cambiar de edificio en la tarde y allí hacer la legalización. La legalización es un documento hecho por una impresora y una firma electrónica, tampoco crean que es quién sabe qué.
Eso hacía que tardase dos días en hacer el trámite. Molesto, seguía haciéndolo porque, al fin y al cabo, necesito la esperanza de que me envíen esa mísera cantidad de dinero.

Esta mañana salí de trabajar a las ocho de la mañana (entro a medianoche) y fui directamente a la oficina de legalizaciones a recoger el documento que había dejado el viernes. Como abre a las nueve, me quedé en un banco leyendo pero me dormí. Al despertar fui detenido por un policía encubierto que me pidió documentación. Le di mi carta de identidad italiana, documento que, como europeo, me permite transitar libremente en este país, cruzar fronteras y hasta residir. Esto, otra regla de la burocracia, no ha sido muy bien entendido por las autoridades. Sí por los ciudadanos y los aeropuertos pero no por los burócratas en general. Le expliqué un poco el tema de la no necesidad de un pasaporte asombrado, claramente, de tener que explicarle a un policía español las leyes de su propio país.

Al final pude recoger mi legalización e ir hasta la oficina de Apostillado que, antes del 15 de noviembre, se hacía en el momento y el trámite tardaba dos minutos (sin exageraciones). Al parecer, como el país quiso entrar en el mundo de la tecnología han decidido crear la posibilidad de la documentación electrónica así que de ahora en adelante también pueden solicitarse documentos por internet. En teoría esto suena muy bien pero, viniendo de Venezuela, tengo amplia experiencia en qué ocurre cuando la burocracia encuentra a la informática: todo se va a la mierda.

Resultados: el apostillado ahora tarda 48 horas y no dos minutos como antes. Yo, eterno iluso, le pregunté a la burócrata si el trámite para tener el documento por internet era instantáneo y si servía para Venezuela. Obviamente me dijo que no, que duraba igual 48 horas y que en muchos países no están aceptando los documentos electrónicos de España. Y conociendo las ganas de los burócratas venezolanos por encontrar excusas para no venderte las divisas que se te han asignado, estuve seguro que no.

Seguro a un pendejo dentro del departamento se le ocurrió, al ver a su hijo tanto tiempo en la computadora, que todo sería más rápido por email y que había que progresar, "porque es la Era del Internaier", pero en vez de contratar a una empresa seria que hiciera una estructura de envío y recibo de información rápida y actual, habrán contratado a los primos del jefe del departamento que sacaron un título de reparación de ordenadores y tiraron para adelante así.
Así que nada, habrá que volver el jueves y cagarme en todo mientras tanto.

Giulio Vita
@elreytuqueque

POPULARES