El Hombre Occidental



Parece existir una predisposición natural, por parte del Hombre Occidental, por subyugar al otro, como si el colonialismo fuese parte de su naturaleza. A su vez, considero irresponsable opinar así de toda la especie humana, ya que hay diversos grupos que no funcionan así.

Por ejemplo, ya los asiáticos conocían el continente americano siglos antes de la llegada de los europeos, quienes, enseguida impusieron su modelo de civilización. Lo mismo en África y actualmente en el mundo árabe por parte de USA, haciendo eco a sus orígenes anglosajones que conciben la experiencia del mundo como una batalla.


El problema de este comportamiento es que afecta sobre todo a quienes no lo comparten.
Su carácter destructivo provoca miedo y odio, y produce violencia o desapariciones.

El concepto de la globalización en ciertos puntos beneficioso (en cuanto a la aproximación y la tolerancia), conduce a una nueva especie de colonialismo, respondiendo al antiguo instinto occidental pero reforzado por el poder tecnológico, militar e intelectual existente.

Es una lucha absurda pero necesaria la de estar en contra del modelo occidental del mundo, si es que queremos salvaguardar la especie y sus diferentes grupos.

El Hombre Occidental es culto y avanzado científicamente pero demasiado atrasado, o más bien, alejado, de su relación con la Naturaleza, pues, su exceso de raciocinio le ha hecho creerse superior a las leyes de ésta, a pesar de los elocuentes avisos.

Prueba de esto es la calidad de vida de nuestros indígenas americanos, llenos de oro y comida suficiente, hasta que Occidente robó todo y ahora nadie tiene el oro. Sólo existe hambruna y desesperación.
Claro que dentro del mundo occidental hay acceso a grandes lujos como el sistema sanitario, y una industria que aligera el trabajo del Hombre. Pero para ello, sacrifican a buena parte de su población, dejándolos en la calle, sin poder cazar ni vivir en comunión.

El mundo de los indígenas es más sencillo, menos eléctrico pero nadie queda excluido.
Es un sistema que sigue vigente no porque "no evoluciona", como malintencionadamente se ha intentado justificar, sino porque ninguna organización que funcione bien, necesita un cambio drástico.

No es casualidad que los términos de capitalismo y comunismo hayan nacido en sistemas injustos de reinados, donde había peste y hambruna.

El Hombre Occidental, actualmente, lo analiza todo para justificarse, mientras que los indios entregan todo a sus creencias y sobre todo a sus costumbres, logrando un modelo estático de buen comportamiento que juzga lo ético y lo moral dentro de la comunidad.

De todas formas, sería imposible vivir en un mundo con reglas diferentes a las del Occidente para alguien que, como yo, se crió así.

Soy demasiado cómodo y cobarde como para buscar la libertad del mundo Occidental.

Giulio Vita

POPULARES