En La Planta también hay seres humanos.


Ayer me enviaron este video, en el que los reos de La Planta hablan de lo que quieren y de la situación que se está viviendo en la cárcel.
Todo el sistema penitenciario de Venezuela, desde siempre, ha estado plagado de corrupción y deterioro. El tiempo ha hecho que la situación se vuelva insostenible y los presos comienzan a cansarse.


Dentro de estas cárceles se trafican armas, drogas y personas, y las ganancias de aquellos presos que gobiernan en el recinto son millonarias. Esto lo digo porque he leído muchísimos comentarios justificando las condiciones en las que viven por el hecho de que puedan tener acceso a celulares, joyas y demás beneficios. Algunos hasta quisieran la pena de muerte para todos, sin darse cuenta de que el problema de las cárceles es un problema de todos los venezolanos, porque además de delincuentes, hay gente inocente esperando su juicio desde hace años, que dentro de la cana sólo va a envilecer y así produciremos más delincuentes en vez de reformarlos.

Si queremos que la delincuencia en nuestro país deje de azotarnos, debemos dejar de pensar de forma violenta e intentar construir soluciones que descontaminen la brutalidad y dar opción a futuro. 

Yo creo que un hombre que asesina a otro hombre por un par de zapatos no es una persona más malvada sino que es parte de una población que ha dejado de creer en el futuro, cuya vida se ha reducido al día a día porque la muerte lo encontrará pronto, y eso ha sido culpa de un país que no dio oportunidades para todos y no consideró que la educación pública, la sanidad y el sistema penitenciario fueran de primera necesidad en la sociedad.

Lo que más me sorprendió del video es la lucidez de estos hombres, de la claridad con las cosas que están reclamando, que son derechos universales y muy justos. No están reclamando seguir con el chanchullo, independientemente de si lo quieran o no, están simplemente reclamando humanidad. Su discurso es claro y respetuoso, a pesar de algunos ataques desproporcionados (probablemente por la indignación y la necesidad de buscar un culpable) hacia la Ministra Iris Valera. 
Ni siquiera cuando marchamos en el 2007 pudimos sacar un discurso tan claro sobre lo que queríamos y sobre los derechos que estaban en juego. Claro que muchos éramos muy jóvenes y no estábamos en una situación tan extrema. Esas marchas sirvieron para despertarnos de una forma y si queremos seguir rescatando algo de ese movimiento, tenemos que hacer caso a estos videos alerta, a estos llamados a la conciliación, porque es cierto que muchos reaccionan secuestrando y matando, pero estos reos han respondido con un discurso democrático que invita al diálogo y a la reflexión. Nosotros, los ciudadanos libres, tenemos el deber de atender ese llamado y buscar soluciones.

Estamos ante un momento histórico en Venezuela, donde si los ciudadanos (tanto los que está en el país como los que vivimos en el extranjero) jugamos bien nuestras cartas, podremos construir una sociedad más justa y próspera de la que hicieron nuestros antepasados.

Giulio Vita

POPULARES