14-A



El próximo 14-A habrá otro simulacro de democracia, uno de los tantos celebrados en estos años de teatro criollo. Sigo considerando increíble que se sigan denunciando irregularidades y fraudes pero al mismo tiempo se llame a votar masivamente. Es algo que no me entra en la cabeza mas no es el único absurdo de nuestra identidad como venezolanos.


En mi opinión, ha sido un error poner a Capriles en estas elecciones como el candidato de la oposición y sobre todo ponerlo tan tarde, evidenciando los problemas internos que existen en la MUD. Estas elecciones, por más que muchos quieran teñirlas de telenovela, tenían el fin no tanto de hacer ganar a Maduro sino de quemar a su contrincante.

En el chavismo han demostrado tener un aparato mucho mejor estructurado y fuerte que aquel de los opositores que en 14 años no han hecho sino aumentar el chavismo. Este aparato ve el llamado a las urnas como una legitimización de todas las irregularidades, no como un ejercicio de la sociedad democrática. Y este argumento se apoya del hecho de que no funciona como una democracia, no hay alternancia de gobiernos, hay atropellos bastante claros con los recursos del Estado utilizados para la campaña y más etcéteras.

Sin embargo, las elecciones siguen siendo un escenario para hacer brillar la espectacularidad de los candidatos. En estas elecciones, Capriles lo entendió y se ha remitido a todos sus insultos contra Maduro, ha preferido un discurso de violencia antes que a un plan de gobierno, tal como hacía Chávez y como hace Maduro con menos encanto.

Esto de rebajarse a su nivel atraerá a algunos electores pero lo alejará del proyecto de país que muchos queremos pues su discurso y el de sus seguidores promueve el odio tanto como el de Maduro. Capriles no necesitará ser inhabilitado tras su derrota. La audiencia de esta telenovela lo verá como un perdedor eterno y no lo querrá de vuelta en el plató, perdiendo la oportunidad. Por ello debieron asignarle la tarea de presentarse a este show a otro, a uno más viejo, con menos posibilidades pero que fuese capaz de aumentar el número de aspirantes del cambio.

El chavismo caerá por su propio peso y es lo mejor que le puede ocurrir, porque esta oposición sigue sin estar preparada para lo que ocurriría si ganase. Los cambios no pueden empezar por un resultado electoral sino por cada uno de esos ciudadanos que realmente quieren un cambio. Como por ejemplo, aprender a debatir sin insultarse, sin ignorar al otro, sin considerarlo más idiota que tú, sin odiarlo, sin adorar un político.

Giulio Vita

POPULARES