La sociedad venezolana fue condenada por Padrón.

Buenas,

Soy el director artístico de La Guarimba, un festival de cine en el sur de Italia ideado por venezolanos que reparará un viejo cine al aire libre para este agosto.



Yo veo todos los días la web y todos los días me doy cuenta de esta campaña opositora y amarillista que tienen. No son sólo ustedes, claro está. También está Aporrea.org por el lado oficialista o Laiguana.tv. Sólo hablan de política, no hay cabida de otra cosa. Y me pregunto, ¿de verdad quieren a Venezuela o sólo les interesa el espectáculo, la guerrilla informativa? No sólo nosotros, como venezolanos, estamos haciendo un proyecto hermoso, sino que están trabajando con nosotros criollos de un talento impresionante, que han triunfado afuera pero que ustedes, "periodistas" pasan por alto porque están demasiado concentrados en la guerra. El cambio, la vuelta al diálogo, también se hace desde todos nosotros, evidenciando también las cosas buenas de nuestro país, estén afuera o adentro, no excluyendo. Por ejemplo, yo no voto y he sido excluído por la gran mayoría de mis amigos opositores, muchos de ellos no hacen nada bueno por el país ni por ellos mismos, otros sí, cómo no. Pero yo, sin votar, decidí nombrar el festival que fundé con una palabra venezolana cuyo significado viene de nuestros indígenas y que conocí cuando me metieron preso por marchar. Durante todos los conciertos que hice siempre resaltaba la importancia de Alí Primera, no por un tinte político sino por su talento como músico.

Músicos, cineastas, diseñadores, empresarios, cocineros, economistas y más profesionales excelentes cuyos proyectos son una maravilla están pasados por alto.

El único medio nacional grande que nos ha hecho caso fue Noticias24 porque les reclamé de que siempre pusieran mujeres en tetas y no hablasen de otra cosa. El Nacional, El Universal, DolarToday, Aporrea, Dolar Today, Venevisión, Globovisión, Televen, figuras de la farándula y del periodismo criollos, todos ellos, están demasiado pendientes de este teatro y no les importa mejorar al país ni hacerlo conocer.

Me gustaría que los periódicos hablasen más del único hombre en la Tierra, venezolano y vivo, que atravesó el Autana con un ultraliviano, en vez de hablar de Capriles y su increíble amor por esta tierra. Jimmy Marull además ha fotografiado todas las bellezas de nuestro país, respetando la naturaleza y conviviendo con ella. Me gustaría que hablaran de Pedro Bernárdez, joven prodigio, genio musical que en Estados Unidos volvió locos a sus enseñantes por su facilidad para aprender y mejorar lo que le enseñaban. Me gustaría que se hablara de Andrés Bucci, de Nico Bronstein, del increíble genio de Domingo en Llamas y su discografía plural y necesaria, pero no, todos se llenan la boca del amor por Venezuela porque votan Capriles o votan Maduro o porque bendicen su foto.

La sociedad venezolana fue condenada por gente como Padrón, como Chataing, como Daniel Sarcos, Osmel Sousa, farándula y pop, putas y machistas, juntos todos en esa gran orgía de país tercermundista que todos creen amar porque no aceptan críticas.

Mientras tanto, los venezolanos exiliados, los hijosdeputa que no amamos al país, los mariquitos privilegiados, los que no tenemos problemas económicos en esta Europa de crisis, estos insoportables seguimos trabajando desde afuera, extrañando cosas de allá, y llevando el nombre de nuestro país no como una bandera ni mucho menos como algo para excluir a otro, sino como parte de nuestro aprendizaje en el mundo porque creemos en la universalidad del ser humano.

--
Giulio Vita
@elreytuqueque

POPULARES