Los venezolanos independientes.


No creo que no hacer nada sea la solución como tampoco creo que dejarnos llevar por el orgasmo de una emoción lo sea. Creo que es muy necio a estas alturas, independientemente de nuestra postura política, apoyar al Gobierno porque allí no hay un proyecto sino un guiso, un malandreo perpetuo que poco tiene que ver con el bien colectivo.

No creo que el proyecto político de los mal llamados líderes opositores sea la mejor salida que tengamos pues para mí representan al tipo de política que trajo al chavismo.
Sí creo en los independientes y también creo que son mayoría pero que les falta alguien que los dirija. Creo en todos los venezolanos que están ahora en las calles no por un político sino por el hartazgo de vivir con una sentencia de muerte, sin productos básicos y sin asistencia médica porque estoy seguro de que si esa voz se organiza y establece un modelo político, será indestructible.
Creo en la Venezuela que quiere cambiar el presente sin volver al pasado, aquella que cree en un país plural, con oportunidades para todos y libre del odio.
Admiro aquellos que no quieren dejar la calle pero también les pido organización en sus ideas y no caer en el juego de ninguno de los bandos políticos. Les pido que no planteen su discurso en contra del gobierno sino en contra de la realidad que vivimos pues así conseguiremos sumar más voces. Es indispensable buscar los puntos comunes que tenemos con respecto a la situación actual, y para ello hay que dejar de buscar a nuestros antagonistas para encontrarnos con nosotros.
Por supuesto, este proceso no puede ni debe estar buscando una idea de país solo nuestra. Por eso es importante encontrarnos, más allá de las marchas, para hablar de lo que queremos y lo que no queremos, dar nuestro brazo a torcer, tratar de entender al otro y entender, sobre todo, lo que queremos nosotros.
Los independientes deben crear un país que vaya más allá de la izquierda o la derecha. Es el momento de aprender nuestras lecciones y utilizar ese conocimiento para crear una causa, un proyecto, en fin, un país.
Giulio Vita
@elreytuqueque

POPULARES