Izquierda española, derecha venezolana: la misma vaina.

(Madrid. Manifestante violento ayudando a la policía a esposar a otro manifestante)

El fracaso del modelo comunista y del capitalista años después, hizo que el mundo madurara políticamente, haciendo más complejo el discurso que antes se veía reducido a ser de izquierdas o de derechas. Las similitudes en las formas de actuar de Batista con Fidel, o de Chávez con Carlos Andrés Pérez, así como aquellas entre Gadafi y los rebeldes que lo derrocaron, han hecho forzar la opinión pública a un análisis mucho más complejo y severo de las sociedades que se levantan triunfantes ante las tiranías utilizando métodos poco democráticos justificados por la necesidad inminente de un cambio.

Aquellos idealistas, rojos o fachos, normalmente, que se quedaron sin dar su ideología a torcer a pesar de la Historia, han apoyado a lo largo de los años gobiernos y movimientos que se han disfrazado con una ideología y han actuado como la que dicen repudiar. Un caso muy claro para mí (pues es lo que conozco) es el caso de la izquierda española y la italiana, cuyos gobernantes tienen muchos parecidos con la figura de Hugo Chávez pero sus argumentos sirven sólo para repudiar lo que ya repudian y engrandecer lo que ya apoyan, nunca para disentir, y es esto lo grave en el fanatismo político.

Quiero poner a la luz algunos hechos ocurridos esta semana para que podamos comparar el comportamiento de los gobiernos totalitarios, más allá de su ideología, y usaré los hechos ocurridos el 22 de marzo en Madrid y en Caracas, con las Marchas de la Dignidad por un lado y las Marchas por la Libertad. Las marchas de Venezuela fueron una continuación de lo que se ha vivido en los últimos cuarenta días mientras que en España volvió a empezar ayer, en la calle, un movimiento que había iniciado desde hace mucho.

Hemos de decir que se protesta en contra de la gestión de Rajoy, un Presidente claramente de derechas, y en Venezuela se protesta en contra de la gestión de Maduro, un Presidente claramente socialista, bolivariano y pro-Fidel.

Cuando empezaron las marchas en Madrid, la policía hizo un despliegue de 1650 antidisturbios.

Durante las marchas en Caracas ha habido la intervención de Guardia Nacional, Policía Nacional Bolivariana y Sebín.

Ignacio Gonález, presidente de la Comunidad de Madrid, ha dicho sobre los manifestantes españoles que "muchos de sus planteamientos están en el programa del partido neonazi griego Amanecer Dorado.

Maduro ha dicho no sólo una vez, sobre las protestas en su país que "ha rebrotado en Venezuela una corriente nazi fascista".

Los protestantes españoles dicen que Rajoy, aunque elegido democráticamente, ha utilizado un sistema falseado, ha incumplido el programa electoral prometido, ha causado la emigración forzosa de muchos jóvenes españoles a la búsqueda de un mejor futuro y ha recortado en educación y en salud.

Los protestantes venezolanos dicen que Maduro, aunque elegido democráticamente, hizo trampa en las elecciones, no ha sido consecuente con sus promesas de acabar la inflación, muchos jóvenes venezolanos han tenido que irse por la inseguridad, la inflación y el desabastecimiento.

Durante las protestas españolas se ha denunciado la infiltración de elementos violentos, como policías encubiertos.

Durante las protestas en Venezuela se ha denunciado la infiltración de elementos violentos, incluyendo colectivos armados que trabajan ilegalmente con la Guardia Nacional.

Con esto no quiero decir que no exista violencia por parte de los manifestantes. Se ha hecho mucho daño de parte y parte, con discursos de odio y acciones ilegales que han provocado muertes. Lo cierto es que los violentos no son sólo una minoría de quienes han salido a protestar sino también la reacción desesperada y seguramente poco racional de vivir en un país donde todos los días cuesta más vivir, las instituciones no sirven para quienes no estén en el gobierno y la delincuencia desborda.

El chavismo excusa sus malas políticas económicas con el pasado, sin importar que van quince años en esto. Cuando hablo con amigos españoles de derechas dicen que el problema económico es el resultado de la mala gestión de Zapatero pero olvidan convenientemente que la burbuja no la crearon los socialistas sino las políticas corruptas de José María Aznar.

Es extraño cómo el ala más radical de quienes protestan en contra de Maduro está a favor de Rajoy y el ala más radical de quienes protestan en España está a favor de Maduro. Yo no estoy a favor de ninguno de estos dos personajes porque he vivido en Venezuela y en España y he podido experimentar lo que es la influencia de un gobierno autoritario que no hace los intereses de su pueblo. La estrategia comunicacional del chavismo es mucho mejor, sin duda alguna, pues mientras Rajoy evita, en lo posible, dar declaraciones, Maduro y Cabello capitalizan los medios nacionales y envían comunicados a los medios internacionales que sirven más para propaganda que para informar.

Estoy a favor del 15M como lo estoy de quienes han salido a las calles venezolanas. No estoy a favor de Leopoldo López ni de María Corina Machado como no estoy a favor de Rajoy ni de Rubalcaba. Lamentándolo mucho las políticas personalistas nunca me han llamado demasiado la atención y prefiero juzgar las cosas con hechos vistos, no cifras trucadas y razonamientos tramposos como esa ilusión de que Chávez nos sacó de la pobreza o que Rajoy necesita más tiempo para que se vean los resultados.

Yo estoy a favor de la gente y creo en la soberanía de los pueblos. No estaré nunca de acuerdo con el uso de la fuerza ni la utilización del Estado para fines personalistas. No puedo estar de acuerdo con Videla, Pinochet ni Fujimori, así como no puedo estar de acuerdo con la dinastía de los Castro ni con Lenin, Putin o Berlusconi, ni mucho menos con Merkel, Bush u Obama. La libertad es también no ser preso de la economía, del Estado o de la violencia, y ahora mismo ni Venezuela ni España pueden decirse libres, sea usted de izquierdas o de derechas.

Giulio Vita

POPULARES