Julio Coco, activista político venezolano




Tras más de cincuenta días de los eventos ocurridos, siguen sin condena muchos de quienes violaron derechos humanos, ha habido un polémico diálogo entre la oposición y el gobierno y el país profundiza la crisis económica con el Sicad II. Venezuela vive una crisis social, económica y política muy grave. Mi interés en esta entrevista no es buscar culpables sino encontrar propuestas.

Julio "Coco" ha aparecido en las redes sociales tras un largo camino de implicación social, lo que lo ha llevado a ser un punto de referencia de lo que muchos (incluyéndome) hemos siempre predicado: la tercera vía, una propuesta que no entienda al chavismo como el demonio ni a la oposición como una bendición sin errores. Digamos que ha levantado una voz que muchos necesitábamos escuchar pero ahora es tiempo, tras estos graves sucesos, de reflexionar y accionar. Este accionar ha iniciado en una serie de asambleas de vecinos por todo el país donde Julio ha asistido en calidad de portavoz de una gran parte del país que tiene más hartazgo que voluntad política.

Así pues he decidido entrevistar a Julio, a través de Skype.

1) Tú eres un tipo que viene de la izquierda. Tú llegas ante un gobierno que se autodefine socialista, de izquierdas y vienes con unas críticas muy puntuales pero ¿cuál es tu propuesta económica en términos prácticos? ¿Qué modelo propones y cómo funcionaría en nuestro contexto tanto a corto como a largo plazo?

Si bien es cierto que yo vengo de la izquierda clásica para mí eso fue una inversión de vida que me dejó una experiencia pero ya lo superé. Lo superé en tanto entiendo que la realidad venezolana tiene un conjunto de niveles que no pueden ser fácilmente teorizables en las teorías revolucionarias históricas. En ese sentido nosotros no creemos que los problemas del país se solucionen mediante la escolástica económica marxista. Yo considero, y es donde me estoy ubicando el día de hoy, que mi propuesta económica debe ser muy parecida al modelo económico que se maneja en Canadá. Esa forma de izquierda a mí me agrada hoy en día. Estamos en un proceso de construcción de esa experiencia, contrastarla con nuestras necesidades y generar un plan al respecto, donde el Estado es un prestador de servicio y genera un marco para que la industria nacional crezca y se diversifique.

Toda esa cuestión del control del Estado sobre la economía no lo veo. Lo veo estableciendo controles. Venezuela necesita una industria nacional, no trasnacional. 

Si me preguntas sobre el control cambiario, puedo decirte que no lo sé porque realmente no lo sé. No puedo opinar sobre temas que no manejo. Si criticamos a la irresponsabilidad de la dirigencia opositora que habla de temas que no maneja, no podemos hacer lo mismo.

Estoy buscando muchas fuentes para crear una propuesta cada vez más concreta. Ahora mismo estamos trabajando en lo que hemos nominado "propuesta de los desarrollos".

"La propuesta de los desarrollos": se necesita desarrollo económico, industrial, humano, industrial, tecnológico, cultural. Hay que desarrollar todas estas áreas o crear las que no existen para luego interconectar estos desarrollos, con un liderazgo político que no imponga sino que impulse, que colabore pero que no regale cosas.

La política económica del chavismo no es un error ni un fracaso. Esto fue diseñado para quebrar al país y dominarnos. Tampoco sabemos con qué monstruo económico nos vamos a encontrar cuando estos tipos salgan del poder. Por eso nuestra propuesta tendrá que ser muy flexible para no dar falsas promesas por la imposibilidad de realizar ciertas cosas. No sabemos cómo estamos jurídicamente con China o con Cuba. 

2) En Venezuela se ha confundido mucho la idea de gobierno y Estado, ¿Cuál es tu propuesta de Estado y qué tipo de gobierno propones a nivel nacional y a nivel local? 

Venezuela debería tener una democracia parlamentaria. Nosotros estamos desarrollando una propuesta hacia ese camino. La unidad es indispensable, la unidad del pueblo, la unidad de los ciudadanos, la unidad de los factores de cambio, no doce apóstoles de la politiquería decidiendo por todos nosotros, y en esa unidad nosotros plantearemos cosas y hay gente que está también planteando cosas muy interesantes y entre todos hay que buscar puntos medios. 

Una democracia parlamentaria obliga a la construcción de consensos para poder formar gobiernos, en vez de un Presidente que es electo por una minoría. Cuando hablo de democracia parlamentaria no hablo sólo de un parlamento nacional sino de apoderar a los consejos legislativos regionales y a los consejos municipales, de tal manera no sólo el Presidente tiene control sino que también tiene control los gobernadores y los alcaldes, así el ciudadano tendría una participación más activa.

El modelo del poder comunal de Chávez es inviable porque está reñido filosófica y sistemáticamente con un país presidencialista.

3) No es secreto para nadie en el país que el sistema penitenciario, en muchos casos, está controlado por los mismos presos que contrabandean armas y drogas. ¿Qué propuesta tienes para esto?

No existe forma alguna de implantar un plan si no hay un cambio de sistema. Esto va más allá de la delincuencia. Hay un marco jurídico que no es malo pero con una policía corrupta, una Guardia Nacional corrupta, una serie de políticos corruptos, y esto es un sistema. Por eso hay que cambiarlo.

4) Chávez desarrolló muchos programas sociales, sobre todo en los barrios que fueron desde la medicina a la educación y aún así la violencia, en vez de diminuir por la inversión social, subió ¿Cuál es tu propuesta social ante la ola de violencia que vive el país? ¿Cómo piensas que ha de resolverse más allá de invertir en la educación, en términos prácticos de corto y largo plazo?

Lo primero es desmitificar esa gran mentira de que la violencia es generada por la pobreza. El problema de la violencia en Venezuela es cultural: Venezuela es un país hostil, un país caótico, es un país de oportunismo y es el abuso y el oportunismo lo que genera esa violencia.

5) Quienes te critican ven con recelo el parecido que tienes con el Chávez del '98, a pesar de que no eres militar si has intentado un golpe de Estado. Quizás por la forma de hablar de cosas claramente que nadie habla sin buscar intereses personalistas. ¿Qué respondes a esos miedos?

Yo creo que la preocupación es válida. También a mí me preocupa. Pero hay algunas cosas básicas: no sólo es que no vengo del mundo militar sino que estoy reñido con ese mundo desde pequeño, y una de las primeras cosas que implantó Chávez fue el lenguaje militar, donde los ciudadanos son personas disciplinadas a las órdenes de un Comandante, y yo soy un tipo rebelado desde que tengo uso de razón.

Lo segundo: Chávez proviene de una familia copeyana. Cuando tú escuchas el discurso de Chávez en contra de los adecos es la misma cosa de los copeyeanitos que estaban en contra de AD y COPEI en los noventa que se fueron con el Chiripero de Caldera y que después Caldera no les paró. Ese resentimiento que va más allá de la pobreza, porque Hugo Chávez nunca fue pobre, le generó un odio político.

Yo no estoy impulsando el odio en contra de la clase dirigente opositora o chavista, estoy diciendo que no sirven, que tienen intereses que no funcionan y que no estoy de acuerdo con ellos, que es mi derecho. A lo que no tengo derecho es a odiarlos.

Y la tercera diferencia que, en mi opinión, es fundamental: es que yo empecé en política a los catorce años de edad. Chávez estuvo veinte años de su vida conspirando, no haciendo política, y en su conspiración fracasó y fue preso, y cuando salió de la cárcel salió por la ola antipolítica, la misma que lo llevó al poder. Yo soy contrario a la antipolítica porque creo que la solución es política.

La preocupación es entendible pero no resiste al análisis.

6) Otra crítica, más reciente, es tu cercanía con Antonio Ledezma, considerado por muchos como la vieja política venezolana. Sobre esto me gustaría entender tu posición ante las propuestas de Ledezma, de María Corina Machado, de Leopoldo López, de Henrique Capriles y del más radical, Diego Arria.

Yo no tengo ninguna cercanía con Antonio Ledezma. Yo fui a su programa porque trabajé en esa Alcaldía. 

Con respecto a María Corina Machado, me la encontré en una actividad, ella quiso tomarse una foto conmigo y yo por cortesía me la lancé. Pero no tengo comunicación ni vinculación con María Corina ni su movimiento.

Yo creo que la democracia consiste en que todo el mundo pueda tener su proyecto, lo someta al escarnio público y que la ciudadanía decida. El proyecto de María Corina y el proyecto de Antonio Ledezma no los conozco porque no los han dicho.  Capriles te habla del progreso pero no lo define. Ahora, de Leopoldo sí conozco la propuesta y debo decir que tiene cosas muy positivas y otras que no. De lo que sea bueno de cualquier proyecto, estoy dispuesto a aceptarlo. De lo que sea malo, lo digo porque no estoy casado con nadie.

7) Continuando la pregunta anterior, Chávez puso en el país un lema, para mí, muy dañino, el "No Volverán". ¿Crees que los gobiernos que sucedan al chavismo deban utilizar esta misma táctica o interrelacionar ideologías?

El "No Volverán" no nos sirve porque es una consigna de odio y creo que tenemos que entrar en una forma democrática real. Además, hay elementos en el chavismo que no son malos, que tienen propuestas muy buenas y tienen derecho a expresarnos y a hacer política. Nosotros no podemos llegar a hacer política propiciando el terreno del odio que se ha creado.

8) Un Estado tan contaminado por el gobierno, donde se ha llenado el país con el rostro de Chávez y es cada vez más fuerte la tendencia política pro-gobierno, ¿cómo podría cambiar de dirección y en cuánto tiempo lo lograría?

Esto es Venezuela. En lo que se llegue al poder una mitad va a brincar la talanquera y la otra mitad va agarrar su plata y se va a ir al extranjero. Lo demás es pintura, quitar las fotos del tipo, pintar los edificios, dar una orden y emitir un cheque.

Aquí hay gente de la oposición que come del gobierno y eso va a pasar toda la vida. Y así, aunque no haya represión, los que tengan las manos más metidas, como Diosdado, se van a ir por miedo. Esos tipos no se van a quedar a luchar.

Conclusión.

Yo creo que los cambios son posibles y también se que no son fáciles. Es posible un cambio de gobierno en tanto se den las condiciones y en tanto nosotros hagamos lo correcto. No creo que haya cosas buenas o malas, creo que estamos obligados por la historia a hacer lo correcto.

Giulio Vita

POPULARES